¿CÓMO REDUCIR EL ESTRÉS?

El estrés es la principal causa de enfermedades graves dentro de la sociedad. 

De hecho, las enfermedades cardíacas, la presión arterial alta y la depresión son solo algunos de los efectos nocivos del estrés. 

 

Ahora bien, las investigaciones han demostrado que liberar el estrés y aprender a relajarse promueve una vida más saludable, más feliz y más satisfactoria.

 

En este post, les recomendaremos tres formas sencillas de reducir el estrés de forma efectiva y con buenos resultados.

 

1. Respire profundamente

Tome 3 respiraciones lentas y profundas. Tomando la respiración desde su diafragma, a través de su nariz, aguantando por unos 2 segundos y luego exhalando lentamente por la boca. 

 

¿Por qué ralentizar las respiraciones profundas? Porque cuando estamos bajo estrés, nos tensamos, restringiendo el oxígeno a nuestro cuerpo. 

Tomar respiraciones lentas y profundas trae oxígeno a todo el cuerpo, lo que resulta en una sensación centrada y libera estrés. Darle a su cuerpo el oxígeno que tanto necesita liberará la tensión y el estrés rápidamente.

 

2. Medite

El propósito de la meditación es relajarse y liberar el estrés. La meditación permite que el cuerpo se relaje y es un medio para liberar el laberinto de pensamientos en su mente. 

 

Es importante que sepa que no hay una forma correcta o incorrecta de meditar. La meditación es simplemente una forma de concentración y enfoque. 

Es un proceso que tranquiliza la mente. Dado que gran parte de nuestro estrés negativo es causado por nuestros propios pensamientos, este es un método especialmente útil.

 

Estos son los pasos para una meditación guiada popular, rápida y fácil:

- Póngase en una posición cómoda y cierre los ojos.

- Tome 3 respiraciones profundas.

- Visualice todo el estrés en su mente y cuerpo como una nube de humo gris. 

 

Permita que esta nube se libere a través de la coronilla de su cabeza. Imagine la nube gris flotando en el cielo y gradualmente desapareciendo. Sienta el peso del estrés que se libera de su cuerpo hacia la nube. Permita que sus hombros caigan y continúe hasta que no tenga más humo gris por unos 10 minutos.

 

Imagine una luz blanca curativa que ha rodeado su cuerpo. Sienta el calor de dicha luz y deje que se infiltre en tu cuerpo. Lentamente abra los ojos.

 

3. Pruebe la hipnosis

Esta técnica implica sentarse cómodamente con los ojos cerrados mientras escucha sugerencias. La hipnosis es relajación, concentración y sugerencia. 

 

Usando estos tres elementos, su mente y cuerpo entrarán en un estado profundamente relajado que le dará una sensación general de bienestar y tranquilidad. 

La hipnosis es uno de los modos de curación más antiguos y naturales que datan de 1000 a. C. En 1958, la Asociación Médica Americana aprobó el uso terapéutico de la hipnosis.

 

Esto trajo el reconocimiento general de que la hipnoterapia era una forma válida y legítima de curación. Durante este tiempo, la hipnoterapia fue respetada y aceptada en los Estados Unidos.

 

La meditación y las imágenes guiadas son técnicas que utilizan el poder natural de la mente para crear lo que usted quiere en la vida. Einstein estimó que solo usamos el 10% de nuestros cerebros. 

 

Al practicar la meditación y las imágenes guiadas, tenemos acceso al otro 90%. 

Por ello, tomemos en cuenta que los pensamientos son muy valiosos e importantes y por ello, debemos buscar tener siempre imágenes positivas en ellos.

 

La meditación y las imágenes guiadas funcionan porque el universo físico es energía, esta energía vibra a diferentes velocidades. La energía es magnética y hace que pensamientos similares atraigan otros pensamientos similares. En lo que nos detenemos, lo atraeremos. 

 

 

Los pensamientos y las ideas son formas de energía de alta vibración y son muy poderosas. La forma luego sigue a las ideas. Esta es la razón por la cual los pensamientos e ideas en meditación e imágenes guiadas en particular deben estar en una forma positiva.

Escribir comentario

Comentarios: 0