mié

08

feb

2017

LLENA TUS DIAS DE COLOR Y DILE ADIOS A LA AMARGURA


 

Vivimos en una sociedad actual en la que la rutina absorbe nuestra vida por completo y a veces no nos tomamos tiempo para nosotros mismos, pues siempre estamos cargados de responsabilidades que lo que hacen es generar un estrés prolongado que desemboca en una amargura incontrolable. Es por ello que acá te vamos a dar unos tips para que llenes tus días de color y le digas adiós a la amargura.

 

 

Lo primero que debes hacer es prestar atención a todas las cosas que haces sin dispersarte, es decir, enfocarte en lo que estás haciendo justo en ese momento, de esa manera podrás dar el 100% en esa actividad y terminarás más rápido, esto ayudará a que no se te acumulen las cosas y, por ende, te estreses.

 

 

Otra cosa que debes hacer es siempre ver el vaso medio lleno y jamás medio vacío, trata de buscarle lo positivo a las cosas y verás cómo tu ánimo cambiará por completo, a veces el solo contemplar lo bonito que está el cielo o disfrutar de una suave lluvia te puede relajar mucho y sacarte una sonrisa.

 

 

Asimismo, tómate un tiempo para relajarte y bajar la velocidad de la rutina. El estar acelerado todo el tiempo hace que el estrés se apodere de nuestro ser y haga de nosotros un desastre. Por eso, saca diario al menos 30 minutos para olvidarte de todo, sentarte a disfrutar de un delicioso té, conversar con amigos o simplemente acostarte y descansar, pero es necesario que lo hagas.

 

Otra recomendación es que busques de los pequeños momentos del día a día lo hermoso de la existencia. Escuchar tus canciones favoritas, ver una película agradable en compañía de algún ser querido, comer tu plato favorito, tomar un buen vino o darte un buen baño relajante, harán que valores mucho más esos momentos de relax y sobretodo, armonía. Valora la belleza de una puesta de sol o sentir la fragancia de tu perfume favorito, son esos pequeños instantes que pueden llenar de color a tu vida, sin que impliquen mucho gasto o desgaste físico de tu parte. Son esos momentos que pasamos sin valorar en el día a día los que debemos atesorar.

 

Por último, siempre siéntete agradecido de las cosas que te pasan, sean buenas o malas, pues de estas últimas siempre hay algo por aprender.Dedica un poco de tiempo para agradecerle a la vida por todo lo que te ha dado.

Escribir comentario

Comentarios: 0