sáb

21

ene

2017

SI LO CREES PUEDES HACERLO


Restricciones y poderes

Tu pensamiento es el arma más poderosa que tienes, en la mente nada ni nadie prohíbe o permite, todo es válido, en la profundidad de tu mente, solo tú tienes el control, lo que ahí sucede solo lo sabe cada quien.

No hay manera de conocer lo que cada disco duro biológico almacena dentro de sí, ni cómo lo va a utilizar, tampoco cuando afloraran las emociones y la conducta. Estas dos últimas, son las manifestaciones de lo que hay dentro del pensamiento, el periférico de salida que, a su vez, activa o desactiva el ente ejecutor, que es el cuerpo.

La mente misma es la encargada de establecer permisos y prohibiciones, se programa para identificar lo que es posible, lo que es válido, viable, bueno y socialmente aceptado. Pero también tiene la tarea de establecer los permisos personales, de darle al ser la potestad para elegir si actúa o no. Una de las formas más comunes que la mente utiliza para bloquear esa permisividad consigo mismo es: “no puedo hacer esto”.

 

Ante esta frase, hay que buscar alternativas porque es una serie de palabras que crea en la persona una creencia limitante, el “no puedo”. Y ese “no puedo” es lo que detiene y evita ejecutar acciones.

 

Es de esta manera, que somos las mismas personas quienes a través de miedos, inseguridades, carencia de una autoestima positiva las que terminan ejerciendo un efecto limitando a nosotros mismos y es que son los factores externos los que a la larga, terminan teniendo mayor efecto que cualquier capacidad personal o potencialidad. 

 

 

Piensa en lo que puedes hacer y no en lo que no puedes

 

 

La mejor forma de eliminar ese pensamiento negativo y evitar que se funde en la mente una creencia limitante es el pensar en lo que sí se puede hacer, dejar de lado lo que se sabe, ya no puede hacerse o se tiene algún impedimento para cierta actividad. Ya el cerebro sabe que no puede o no debe hacer tal cosa, quizás si hay firma de hacerla, pero si se piensa en que es prohibido, no permitido o imposible, las opciones se cierran y con ese cierre, se fundamenta la creencia limitante de “no poder” y esta se traslada involuntariamente a otras actividades.

Por ello, no permitas que sea tu misma mente a través de creencias ilimitadas, la que obstaculice tu propio desarrollo personal. Recuerda, nadie tiene acceso a tus pensamientos, sólo tú. Puede haber presión en otras áreas de tu vida, exigencias e incluso, interés en controlarte, pero finalmente, tu mente y tus pensamientos solo recibirán las órdenes de lo qué tú quieras creer.

No permitas que pensamientos tóxicos y dañinos terminen afectándote, al contrario, haz el ejercicio que todos los días, alimentes tu mente con ideas positivas, con planes, con proyectos e incluso, con pequeños gustos particulares que te hagan sentir mejor. Escucha una canción positiva , prepara tu postre favorito, ve alguna película que te anime y haga sentir bien, toma un buen baño relajante, etc, que haga que te sientas bien, positivamente. Como ves, son pequeños pasos, acciones y decisiones las que pueden ayudarte a mejorar tu día a día y que no implican gastar mucho dinero pero que, por el contrario, contribuyen a mejorar tu estado de ánimo y enfrentar los acontecimientos del día a día, con mejor disposición, la decisión es tuya, recuerda eso.

¡Qué pases buen día! 

REGRESA A NUESTRO INDICE

Escribir comentario

Comentarios: 0