mar

19

jul

2016

COMO LEVANTAR LA AUTOESTIMA A UNA MUJER


Recorre estos consejos para levantar tu autoestima

 

 

La autoestima es un equilibrio en la mujer. La respuesta a cómo levantar la autoestima en la mujer no es pasar los días con una cámara en mano tomando fotos para compartir en las redes sociales, sino apreciar su propio valor y criterio personal tanto como cualquier otra persona aprecia los suyos. Aunque en ocasiones se confunden, sobre todo en lo inconsciente, la autoestima no es en absoluto lo mismo que la belleza: no hace falta ser bella para tener una sana autoestima. Más allá de la fachada cada mujer tiene mucho más que ofrecer. Lo alarmante sería que sólo se ofreciera  una máscara tras la que no hay nada.

 

 

En ocasiones las mujeres pueden sentirse desanimadas, tristes, poco atractivas o incluso inútiles. Y es en esos momentos cuando más debería cuidar de su autoestima, pues la voz crítica que habita en cada ser humano se activa con más fuerza apenas se encuentra vulnerable. Tener una autoestima equilibrada permitirá que la mujer se sienta bien consigo misma (y no solo las mujeres), así como con sus decisiones, y esto a su vez hará que se mantenga una buena salud, se aumente la productividad, se mejoren sus relaciones personales y, si se llegara a cometer algún error, sirva para mejorar todo lo posible en lugar de deprimirse.

 

Por ello a continuación te traemos los siguientes consejos de cómo levantar la autoestima en la mujer:


1. Cuida tu cuerpo

 

Todas las personas tenemos aunque sea un poco de vanidad, así que la apariencia física también influye en la autoestima. Además, para mantener una buena salud en todos los aspectos hay que empezar por lo físico. Por esto es importante cuidar tu cuerpo: alimentarse de forma sana y hacer un poco de ejercicio, entre otros aspectos. En algunos casos, adelgazar hasta el peso adecuado. No sólo te verás mejor, sino que te sentirás mejor.

 

 

Si no eres fanática de las actividades deportivas, puedes comenzar tan sólo caminando unos minutos cada día. O, siempre puedes escoger el deporte o actividad que más te guste, e incluso probar alguno que te cause curiosidad: yoga, footing, bicicleta...

 

 

2. Dialoga con tu voz crítica

 

Por naturaleza, los humanos tendemos a ser más negativos que positivos. Siempre hay una voz interior que susurra que no lo lograrás, que ella es más guapa que tú, que pudiste hacerlo mejor o cualquier otra cosa por el estilo. Ignorarla es casi imposible, así que dialoga con ella. ¿Por qué no habría de lograrlo? Piensa en todas las herramientas y posibilidades que tienes para hacerlo. Razona en ello, no te centres sólo en la afirmación.


Velo de este modo: si otra persona te lo dijera, ¿qué le responderías? Lo mejor es siempre reemplazar tu voz crítica con pensamientos positivos.

 

 

3. Sé perficiente, no perfeccionista

 

Hay una diferencia entre ambas palabras: ser perficiente es intentar ser cada vez mejor, en base a nuestros fallos y posibilidades. Ser perfeccionista es buscar la perfección, una meta del todo imposible. Por eso es importante que recuerdes la diferencia, y en cuanto te halles en la tentación de ser perfeccionista, recuerda ponerte límites y primar tus necesidades. Pregúntate, ¿cuál es la meta y para cuándo? No vayas más allá de ella y establece un tiempo en el que deberás concluirla, sin excederlo para encontrar errores o tratar de mejorar lo inmejorable.

 

4. Escribe listas

 

Puedes hacer una lista con tus logros, habilidades y cualidades personales. No lo pienses demasiado: no tienen que ser grandes logros ni debes tener una memoria fotográfica, todo se trata de relajarse y recordar que tú también puedes ofrecer muchas cosas. En la lista de logros podrías poner frases como "Me gradué de la secundaria" o "Terminé ese curso", o quizá "Siempre llego temprano". Ejemplos de habilidades serían "Sé cocinar", "Sé nadar" o "Sé usar una brújula". En tus cualidades tal vez entre "Soy amable", "Soy lista" o "Soy tolerante".

 

Cuando ya no se te ocurra nada más, pregúntale a tus amigos: puedes llevarte una agradable sorpresa. 

 

5. Perdónate

 

Todos cometemos errores en algún momento de la vida, y a lo largo de la historia siempre habrá personas que cometan algunos mucho más graves que los tuyos. No te castigues por el pasado: perdónate. Sé autocompasiva: ¿cometiste un error? A todos nos pasa. Úsalo para mejorar y no para lamentarte. ¿Qué le dirías a una amiga que viniera a comentarte el error que cometiste? Trátate como te gustaría que te trataran.

 

Recorre estos consejos de cómo subir la autoestima en la mujer y verás que la vida te sonreirá si tú le sonríes a ella.

 

 

Más artículos de AUTOESTIMA EN: COMO MEJORAR LA AUTOESTIMA

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0