lun

20

jun

2016

LA IMPORTANCIA DE SERVIR


 

Yo no vine a este mundo a ser servido, sino a servir…” del evangelio de San Mateo, Capitulo 20, 28.

 

Todos estamos en el mundo para un propósito único, ser felices.

 

Pero ser feliz requiere de muchas prácticas bondadosas en la vida, es más fácil hacer el bien, que hacer el mal. Y una de esas formas de hacer el bien, es el servicio. Servir forma parte del “dar” y la esencia de la espiritualidad es el servicio hacia los semejantes.

 

Servir a otros es servir a Dios. Basado en esto, se puede decir entonces que todo aquello que puedes hacer a otros, lo tienes que hacer porque quizás después no se pueda hacer, cada oportunidad para servir es única y aunque se presenten otras similares en cualquier momento, ninguna es idéntica, porque el servicio que se haga a cada persona, tiene una satisfacción diferente para cada una y para sí mismo.

 

Hacer servicio no es sinónimo de ser esclavo, tampoco de hacerles todo a los demás, cada uno es responsable de sus quehaceres, el servicio es ayuda, es apoyo y mano amiga. Si tienes el don de servicio, aprovéchalo al máximo, si aún no lo tienes, comienza a pensar en desarrollarlo. Cada día la vida nos da al menos una oportunidad de servir, tal como los “Boy scouts” (niños exploradores) hacen la promesa de por lo menos una buena acción a alguien cada día, hay que proponerse esa misma práctica, aunque seas adulto, lo puedes aplicar en tu vida.

 

 

El servir y la solidaridad

 

En este mismo orden de ideas, ser solidario es una forma de servicio. Ambos valores están plenamente relacionados, porque cuando te importa el bienestar del otro, haces tu respectivo servicio si este lo requiere para conseguir ese bienestar y eso también es ser solidario. No se trata solamente de acompañarle en un momento difícil y decirle unas palabras de apoyo, sino de evitar todo aquello que pueda afectarles ese bienestar a los demás, porque así mismo te afecta el tuyo. Ser solidario es preocuparse por la tranquilidad de la otra persona cuando algo perturbador de su vida está ocurriendo. El mejor regalo que se pueda recibir espiritualmente, es una oportunidad de hacer servicio.

 

Servicio y liderazgo

 

Los verdaderos líderes no actúan sólo de acuerdo a una jerarquía y a un don de mando, sino que lucha por el bienestar de los suyos y les procura las mejores condiciones. Puede que tengas un ticket premiado que diga que eres el líder y por eso vas a tener éxito en la vida, pero si no ayudas a los que tienes a tu alrededor y dependen de ti a conseguir su ticket de pase hacia el éxito, puedes perder el tuyo. Ser servicial es parte de ese liderazgo, lo que hagas por el resto también te va a afectar o beneficiar, porque si eres líder es en razón de que trabajas en equipo, consideras a todos como parte del grupo y estas al servicio del equipo, no solo al mando.

 

Mandar es solo dar órdenes, liderazgo es servir al equipo y hay muchas formas de servir: orientar, guiar, apoyar, colaborar y corregir.

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0