sáb

08

ago

2015

EL MANEJO DE LO SUBCONSCIENTE O INCONSCIENTE 


En el hombre común el subconsciente parece muchas veces manejarse autónomamente y si bien puede desbocarse como sucede a raíz de susceptibilidades que se degeneran en peleas, también puede mostrar su lado lucido si se ve la habilidad o destreza de ciertos artistas como pintores, músicos, pianistas etc.

 

 

La memoria que forma parte del subconsciente revela también dicha autonomía de forma muy particular ya que no solo registra las impresiones e imágenes que deseamos tener sino otras que se fijan velozmente sin que el entendimiento haya tenido tiempo de racionalizarlas.

 

Por otro lado el subconsciente puede ser el oponente de la voluntad si esta no ha sido educada firmemente. Pero también puede ser auxiliar de la voluntad si se une a la imaginación para la acción creativa.

 

 

Aun cuando haya automatismos aceptados conscientemente si no ha habido educación del subconsciente, puede haber conflicto ya que las imágenes que este suministra pueden hacer tambalear y al final dominar en determinadas acciones el campo del pensamiento que se creía controlado.

 

Es por ello la importancia de la educación de la voluntad que parte de un proceso de control de los pensamientos durante el tiempo que sea necesario con el fin de adueñarse de todo el conjunto de ideas que surjan  con lo cual se subordina con efectividad las manifestaciones del subconsciente.

 

El investigador Paul C Jagot decía que:

“Cierto número de imágenes largamente contempladas y comunicadas de ese modo a lo inconsciente o subconsciente, acaban siempre por dominar en el balance del determinismo interno. Los impulsos y las costumbres se engendran o se eliminan de ese modo. La enfermedad igualmente”

 

Utilicemos ese subconsciente para que trabaje adecuadamente en nosotros, para que este a nuestra disposición para lograr todos los objetivos que tengamos como pueden ser, una mayor energía física y vitalidad, desarrollar nuestras capacidades creativas y talentos, fortalecer nuestra confianza y fe en lograr nuestras metas, así como mantener un estado físico saludable acompañado de paz mental. 

 

Mardam

 

Escribir comentario

Comentarios: 0