mié

06

may

2015

LA PROFECÍA AUTO CUMPLIDA Y AUTOESTIMA


¿Cuántas de las expectativas que hemos tenido nosotros mismos no se han cumplido por la duda interior?

 

 

En psicología, se llama al efecto Pigmalión, a como la creencia que tiene una persona puede influir en el rendimiento de otra persona. Esto se puede identificar de la siguiente forma:

 

 

Una persona consigue lo que se proponía previamente gracias a la creencia que puede conseguirlo,

 

Las expectativas que tenían los mentores (Padres, profesores, etc) sobre sus dirigidos, de lo que ellos podrían alcanzar.

 

Una profecía auto cumplida de lo que podría lograr una persona, que los incitaría a actuar a fin que se pueda cumplir dicha predicción.

 

Por ello, pongámonos a pensar, ¿cuántas veces hemos recibido la motivación positiva para lograr nuestras metas? , más aún ¿hemos nosotros influido en el cumplimiento de las metas y profecía autocumplida de nuestros seres queridos?, sean hijos, pareja, familiares, amigos, alumnos, etc ¿qué tanto hemos contribuido a través de nuestras palabras , confianza y consejos en ello?

 

El no tener confianza en nosotros mismos, en nuestros proyectos, en nuestros sueños, es un indicador claro de contar con una autoestima baja y destructiva, que no nos ayuda a superarnos, a crecer como personas. El no contar con una autoestima positiva, no tener confianza en nosotros mismos, influirá en que no logremos nuestras más ansiadas metas y anhelos.

 

Cuando esto sucede, nos resignamos a una vida mediocre, sin emociones, sin nuevos retos, donde los miedos nos hacen sus prisioneros. Tenemos una idea pesimista del futuro, porque, viene a ser lo más fácil de predecir, e influye en que nos aferremos a nuestra zona de confort y que ante cualquier emprendimiento personal, en caso no funcione como se piensa, escuchemos una vocecita interior negativa de “te lo dije”; en lugar de tomar cualquier experiencia como parte de un aprendizaje, donde la perseverancia es la única forma de finalmente, alcanzar el éxito.

 

Una persona con una autoestima positiva, tienen una visión optimista del futuro, de lo que está por venir, y por ello, son los candidatos perfectos a alcanzar el éxito personal. Una persona con baja autoestima, no tiene confianza, no considera que haya alguna “profecía por cumplirse” y el futuro será gris. Algo a tener claro es que, lo que vendrá al futuro, será el resultado de nuestras decisiones ahora,  pero si tenemos miedo a arriesgarnos, nos da miedo intentar cosas nuevas, o tememos equivocarnos,  solo vamos a obtener la misma calidad de resultados que esperamos desde nuestra mentalidad negativa.

 

Tu futuro será el resultado de lo que esperas de él, así como la calidad de tus resultados. “El futuro será de acuerdo a las expectativas que tengas de él”, lo construyes, lo inventas.

 

Eres creador de tu propio futuro de tu propio camino. Todo va a depender también de la visión que tengas de ti mismo, si te ves solo defectos, no vas a lograr tus aspiraciones. Nuestro futuro está relacionado a lo que esperamos de él.

 

No tiene nada que ver tu edad, tu instrucción, tu estado civil, tus vivencias pasadas, si estás endeudado, si estás enfermo, etc, día a día puedes ver millones de casos de personas que superaron las adversidades y alcanzaron el éxito, que no siempre se puede medir monetariamente, pero son ejemplos de vida que es posible, ¿qué los diferencia de ti?, miran, respiran, sienten ¡igual que tú!.

 

Que tu profecía autocumplida empiece hoy, no dudemos de nuestro propio valor y pensemos que el futuro que viene, sea el mejor. Con cada pensamiento negativo que tengas, transfórmalo en positivo, deja de sabotearte a ti mismo, valórate, amate, quiérete, si no te quieres a ti mismo, ¿cómo esperas que te quieran los demás?

 

Empieza hoy.

Escribir comentario

Comentarios: 0