dom

06

nov

2016

IMPORTANCIA DE LA RESPONSABILIDAD


Parte de las reglas de vida que te ayudan a ser próspero, también es el ser responsable. Cuando se asume un compromiso, hay que cumplir con él. En este punto, tiene que ver la honestidad y la integridad como persona. La responsabilidad no es solo una cualidad que te califica como alguien que cumple, sino que su nivel radica en el “cómo cumples” con tus compromisos.

 

Para ser responsable, hay que entender como valor personal, que un compromiso es algo sagrado, ineludible. Pero existen por supuesto los limites en el cumplimiento de esa responsabilidad. Por eso, antes de asumir un encargo, analízate y establece tu capacidad de responder por tal cosa, de lo contrario, el orden personal también se afectará y habrá un desequilibrio entre lo que no se cumplió, que se transforma en una deuda quizás impagable o que en un futuro habrá que honrar y con creces.

¿Cómo ser responsable?

Además de pensar primero en lo que puedes cumplir antes de asumirlo, también hay muchas cosas de la vida cotidiana, que implican una responsabilidad. Desde el propio cuerpo, empiezan las responsabilidades en el mismo momento que se tiene uso de razón, aprender a cumplir las responsabilidades consigo mismo, la higiene personal por ejemplo es responsabilidad única de cada persona, desde el mismo instante en que se aprende a hacerlo, cepillarse los dientes, bañarse, lavar su ropa, ordenar sus cosas. En el hogar, las primeras responsabilidades de un ser, después del ordenar su hábitat, sus enseres, su ropa, calzados, la limpieza, son las tareas de colaboración con el resto de la familia, ten en cuenta que para ser próspero, debes comenzar desde dentro. Si ensuciaste: limpia, si tiraste algo: recógelo, si dañaste algo: arréglalo, si perdiste una cosa: debes reponerla. Lo que uses, ponlo en su lugar, lo que no es tuyo, no lo tomes. Eso es responsabilidad.

La responsabilidad forma parte fundamental de los elementos necesarios para ser próspero. Comienza por los hábitos de higiene personal, es un compromiso consigo mismo, que implica el cumplimiento de una serie de tareas que garanticen que el cuerpo se mantendrá funcional y saludable. Cuidar la integridad, velar por la salud propia, acudir por ayuda cuando esta se ve afectada y si es imposible, pedir apoyo, pero no descuidar la salud, es responsabilidad personal.

Responsabilidades cotidianas

Cada persona tiene una función no solo en el hogar, sino en la sociedad, la madre tiene la responsabilidad de velar por su hijo, el padre de velar por la familia entera, los esposos de cuidar uno del otro y apoyarse mutuamente, proteger el hogar, los hijos y hacerles encaminar por el bien.

En el trabajo, cada uno de los empleados tiene una responsabilidad, que hará a la empresa funcionar como un engranaje. Pero es en cada persona donde se fundamenta ese compromiso. Al conocer sus funciones inherentes al cargo que desempeña, ya se crea la responsabilidad. Un administrador tiene que comprometerse a manejar los recursos de la empresa u organización y hay una serie de pasos para tal fin, un maestro se compromete a enseñar y para esto debe cumplir con un plan de clases, una evaluación y una preparación. Un policía tiene la función de garantizar la seguridad y trabajar para proteger a los demás ciudadanos, el presidente de una nación tiene la responsabilidad (repartida entre todas sus funciones) de guiar al pueblo y administrar los recursos del estado y las relaciones con los demás países, el bombero tiene la responsabilidad de salvar vidas, el médico de ayudar a cuidar la salud.

Recomendaciones para asumir tu responsabilidad

Conoce tus funciones, tus atribuciones, revisa los compromisos que has adquirido y responde por ellos, cumple a cabalidad tus tareas y también de esta manera tendrás orden en tu vida y serás próspero. Sé responsable.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0