vie

30

sep

2016

EL AMOR DESPUES DE UNA DECEPCION


Desde el despertar de los sentimientos, los seres humanos experimentamos la llegada del amor como un estallido de felicidad, un estado de plenitud, dicha y sueños por cumplir en nuestra vida, sin importar nada más.

 

 

Una persona llega a ser más amable, comprensible, llevadera, creativa, tierna y hasta productiva, cuando se encuentra enamorada, sin embargo, nadie está exento de una decepción y cuando se trata de una ruptura amorosa,puede constituirse en una etapa sumamente dolorosa, con desilusión, ya que independientemente de su sexo, edad, condición social o raza, es simplemente un momento devastador, comparado únicamente con un duelo familiar.

 

 

 

Y es que ciertamente se trata de la pérdida de un ser amado, aún y cuando éste no haya fallecido, el vacío que deja en nuestro corazón parece ser insustituible. De allí que muchas veces surja la interrogante ¿podré volver a amar?.

 

La respuesta siempre será: Si, aunque en el momento no creas que eso pueda ser posible. Los seres humanos, somos el resultado del amor, del que se profesaron un día nuestros padres, y que del que posiblemente ya no sientan, pero existimos, como existe la capacidad infinita de amar de las personas.

 

El tiempo sin duda es el mejor aliado, cada quien necesita un lapso distinto al otro, dependerá de cada experiencia vivida y de la disposición que tengas para superarlo.

 

En cuanto a una nueva relación, siempre te abordarán las dudas, no sabrás si es amor o simple necesidad de ocupar el vacío, atracción o deseo carnal. Una vez más será el tiempo el mejor consejero.

 

Lo recomendable es no cerrarse a las nuevas oportunidades, no predisponerse, el que no haya resultado una vez no quiere decir que eso vaya a ser una constante. También es importante que no compares, cada experiencia nueva nos enriquece y lejos de juzgar por la que no funcionó, intenta aplicar todo el aprendizaje y la madurez para que ésta vez, si funcione.

 

Cada persona con la que te encuentras en el camino de la vida, es distinta, por tanto, no debes juzgar a todas con la misma medida, busca abrir tu corazón  y poco a poco encontrarás aquella persona que te complemente y con la que compartas tu vida. 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0