dom

24

abr

2016

COMO ABORDAR EL DESARROLLO PERSONAL EN LOS JOVENES


Cuando llegamos a la adolescencia sufrimos una serie de cambios físicos, en la química de nuestro cuerpo y emocionales, es una etapa en la que nos adentramos en temas como son la sexualidad, las pandillas y, en determinados casos, el consumo de drogas.

 

 

Por ello, hay que estar atento a nuestros jóvenes, puesto que esta viene a ser una fase fundamental en su desarrollo, en la que cambia la forma en que debemos relacionarnos con ellos: a diferencia de la niñez, los padres ya no pueden solo imponer sus reglas; deben negociar con ellos y darle cierto grado de libertad, siempre supervisada, para que vayan preparándose y puedan desenvolverse en la adultez.

 

Es por ello que, garantizar un adecuado desarrollo personal del joven es un paso fundamental en la adolescencia, y que pasa por seguir una serie de recomendaciones que busquen inculcarles los valores y principios básicos que lo ayudarán para el resto de su vida.

 

En primer lugar es importante que se estimule en los jóvenes la comprensión de la etapa que están pasando. Solemos individualizar nuestras emociones, en especial ante cambios que no entendemos del todo. Así que lo mejor es hacerle comprender que es un proceso porque el cual todos pasamos y que no es el fin del mundo.

 

 

De igual modo, la autoestima es un factor a tomar muy en cuenta durante la adolescencia. Es en esta etapa cuando los jóvenes comienzan a hacerle mayor caso a la opinión de sus amigos y conocidos que a su propia familia, por lo cual es muy vulnerable al maltrato escolar.

 

 

 

La presión de grupo es en especial fuerte durante la juventud. A lo largo de la adolescencia es cuando más buscamos formar parte de un grupo en el cual identificarnos, pero al irnos acercando a la adultez tendemos a querer destacarnos, a buscar nuestra vocación. Una búsqueda que puede ser angustiosa para la joven si no es incentivado por sus padres o la escuela.

 

De igual forma, la sexualidad podría llegar a ser el tema más relevante del cual debería de conversarse con los jóvenes. Las hormonas empiezan a tomar protagonismo en sus cuerpos y, sin la instrucción adecuada, no serán capaces de analizar correctamente lo que les está pasando. Es tan vital una adecuada educación sexual que se ha demostrado que a menor sea esta, más alta es la tasa de natalidad infantil y de propagación de enfermedades de transmisión sexual.

 

En cuanto al consumo de drogas y de alcohol, este viene de la mano de la presión de grupo y a una baja autoestima. En la juventud es vital prevenir el consumo de sustancias adictivas, debido a que el cerebro todavía está en desarrollo y es más propenso sufrir alteraciones químicas que lo vuelvan dependientes de ese tipo de sustancias.

 

En conclusión, la importante de esta etapa de la adolescencia surge de que buena parte del desarrollo personal viene de ella.

 

Esta es una de las etapas de nuestra vida que más nos marcan y es cuando damos nuestros primeros pasos hacia la adultez y hacia el resto de nuestra vida.