dom

17

abr

2016

¿QUE ES EL BRANDING PERSONAL?


En esta época globalizada ya cada vez las marcas se hacen más humanas y ya los productos que vendas como empresa o emprendedor no bastan. La competencia ha llegado al punto que los consumidores se decantan por las opciones que conocen mejor y con las que se sientan más cómodos.

 

 

Estos también pasa por la promoción de la marca personal, o branding: la reputación que te  creas como profesional dentro de tu ámbito de trabajo, volviéndote así un referente en tu campo, al cual consultar.

 

Por ello debes considerar seriamente invertir tiempo en construir una marca personal en la web. Esto no solo te dará un reconocimiento como profesional y darle valor a tu mayor activo: tu conocimiento, tus capacidades y tu talento.

 

 

El principal objetivo de crear una marca personal es diferenciar tus competencias dentro de tu área de influencia. De tal modo, que antes de empezar a hacer nada, hay que planificar con cuidado cuáles van a ser tus objetivos, el público objetivo y cuál ha de ser tu estrategia.

 

 

 

El branding, o marketing personal, es como cualquier otra forma de mercadeo, solo que en vez de publicitar una marca, un producto o servicio, se le da valor es a nosotros mismos como personas y profesionales.

 

Por ello, una vez tengas lista tu estrategia, debes elegir las herramientas para llevar a cabo tu objetivo. Gracias a las facilidades que permite la tecnología, cualquier persona puede, con un poco de buen gusto y paciencia, crearse un blog personal.

 

En el mundo moderno un blog es el primer paso para darte a conocer: allí puedes colocar tu biografía sobre tu carrera profesional y publicar artículos sobre tus áreas de conocimiento. Ya no es como antes: la pericia en un oficio no se demuestra por los títulos que tengas en una pared, sino por tus conocimientos de esos temas y la disposición que tengas para compartirlos.

 

Recuerda que la divisa  más importante para un profesional es su credibilidad, y esta se consigue ayudando a tus colegas o demostrando que tienes los conocimientos que se requieren para el oficio que desempeñas.

 

Para conseguir ambos puntos lo ideal es tener una cuenta en LinkedIn: esta es una red social parecida a Facebook, pero con la diferencia que sirve para que los profesionales de diversas ramas generen relaciones entre ellos, como contactos, amigos y para solicitar ayuda entre sí.

 

Pero estos contactos que consigas por medios digitales no los reduzcas a esa esfera: debes tratar dentro de tus posibilidades que estos nuevos contactos se conviertan en relaciones presenciales.

 

Para conseguir esto es indispensable que asistas a seminarios y conferencias sobre los temas que rodean a tu oficio. De esta manera, podrás relacionarte con otros profesionales de tu rama y así sumar influencia. Esto se le llama hacer networking.

 

 

En este punto debes estar consciente de que no se trata de utilizar las personas, es más bien cultivar las relaciones con tus colegas y sacar valor de ello al colaborar con tu entorno.

 

Esperamos que estas recomendaciones hayan sido de tu agrado.¡Qué pases un excelente día!

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0