vie

22

ene

2016

COMO MOTIVARTE PARA LA ACCION


En ocasiones, sentimos que necesitamos más motivación para hacer las cosas que hacemos día a día. Cada una de esas actividades en las que nos encontremos, requieren de una gran motivación que se nos va volviendo un poco compleja de mantener en el tiempo. Por ello, te diremos exactamente cómo puedes motivarte a ti mismo a través de los dos enfoques que mencionaremos a continuación. 

 

 

Existen dos tipos de motivación: la motivación externa o extrínseca y la motivación interna o intrínseca; y ambas las podemos aprovechar basados en nuestra naturaleza psicológica como seres humanos. 

 

 

Motivación Externa: es esa motivación que proviene fuera de nosotros, de los estímulos que recibimos de nuestro entorno, de otras personas, de las cosas, de los sonidos y de todo aquello que pueda afectar positiva o negativamente nuestros sentidos. Por ejemplo: El estar en un lugar lleno de cosas innecesarias hace que de alguna manera te desmotives y te sientas abrumado por tanta contaminación visual o por la contaminación sonora.

 

El entorno en el que estemos, las personas que estén a nuestro alrededor y las cosas que nos rodean, nos afectan en nuestra motivación, y si te sientes desmotivado, lo primero que tienes que hacer, es analizar tu entorno y tratar de alterar esos factores externos o alterar esos estímulos, por ejemplo: si tenemos que leer, hablamos con las personas que nos rodean para que no nos interrumpan en ningún momento, sin importar qué tan urgente sea lo que tengan que decirnos, algo podrá esperar.

 

 

La otra alternativa que tenemos en caso de que tú no puedas alterar tu entorno es lograr que eso no te afecte, por ejemplo: lograr que no te afecte que haya ruido o que hayan otras personas. Para ello, debes preguntarte: ¿Cuáles son tus metas y objetivos claros que tienes que hacer para motivarte y lograr ese éxito? En fin, no debemos dejarnos alterar por lo que haya en el exterior si efectivamente no tenemos control sobre eso, y modificar lo que más podamos para que se ajuste y se adapte a nuestras necesidades y para que estemos en paz, calma y armonía con nuestro entorno.

 

Motivación intrínseca: es la motivación que viene desde adentro. Debe haber una motivación interna, o sea, una cuestión interior que sea mucho más poderosa que cualquier motivación exterior, y que puede trascender todo nivel de vida, básicamente porque se basa en los fundamentos poderosos de la mente y del pensamiento positivo.

 

Debes tener en cuenta para aumentar tu motivación intrínseca cuál es el Resultado al cual quieres llegar, por ejemplo: si vamos a hacer ejercicio y nos sentimos desmotivados, tenemos que pensar cómo será el destino final al que llegaremos (o sea el Resultado), una vez hayamos completado con éxito cada una de las pequeñas metas que estamos llevando a cabo ahora.

 

Es importante tener en cuenta una visión y una proyección a futuro, de qué, para qué estamos haciendo hoy lo que estamos haciendo. 

 

Entonces ¿ya tienes definido que quieres hacer a mediano y largo plazo?

 

  

Escribir comentario

Comentarios: 0