dom

25

oct

2015

DEL ESFUERZO VIENE EL EXITO - LA INCREIBLE HISTORIA  DE JOSEF AZAM 


Esta es la historia de un hombre que nos demuestra que las personas normales también pueden lograr cosas extraordinarias: pasó de trabajar cargando equipajes en un aeropuerto a ser un empresario exitoso en solamente 5 años.

 

 

Josef Azam creció en situación de pobreza en un barrio bastante rico donde la gente lo tenía todo. Esto, lo hacía sentir bastante mal debido a que le hacía recordar a todo aquello que no tenía realmente, pero esto no lo hizo declinar en sus sueños y convicciones.

Desde muy joven, se dio cuenta de que quería alcanzar el éxito en todo aquello que se propusiera, o sea, que todo saliera como él siempre lo soñó.

 

Al ver a sus padres trabajar duro y esforzarse demasiado, Josef se inspiró en ellos y decidió trabajar. Él no tenía el dinero suficiente como todos aquellos que suelen ir a la universidad, donde los padres pagan por ellos y tienen coches fabulosos. Es por ello que decide tomar 3 trabajos para poder ir a la universidad, donde finalmente logró graduarse. Aún así, él no reniega de sus experiencias, sino al contrario: agradece haber pasado por ellas, ya que esos esfuerzos y dificultades lo definieron como persona.

 

Ante los ojos de muchas personas, Josef ya ha conseguido la grandeza, pero para él, esto no lo es todo. Nos da el gran consejo de que necesitamos sacrificarnos casi todo el tiempo para conseguir nuestros objetivos y que la perseverancia es la llave del éxito. 

 

A través de su forma de pensar y de sus actos, Josef nos enseña la habilidad de nunca rendirse y de estar siempre seguro de lo que uno quiere, sin que alguien nos determine el objetivo. Es por ello que el piensa que nunca dejaría que alguien lo desanime de conseguir sus objetivos.

 

 

En un comienzo, Josef Azam estaba cargando equipajes en un aeropuerto. Hoy en día, es presidente de una agencia de marketing y diseño multimillonaria ubicada en Montreal, Canadá. Hasta la fecha, Josef ha logrado generar unos 205 millones de dólares en ventas y la empresa ya expandió sus oficinas a las ciudades de Ottawa y New York, a un ritmo que sigue en crecimiento y no para de crecer.

 

Para conseguir nuestros objetivos, debemos sacrificarnos y hacer todo aquello que haga falta para avanzar hacia adelante. Si nos proponemos trabajar en una tarea específica o en un objetivo durante un tiempo determinado y con fecha establecida como límite, hay grandes posibilidades de que consigamos e incluso superemos nuestras propias expectativas.

 

Ahora debemos preguntarnos: ¿Estamos realmente dispuestos a trabajar durante 5 años en una idea para poder ser los dueños de nuestra vida? ¿Estamos dispuestos a realizar los sacrificios necesarios?

 

Recuerda que sin ambición no se empieza nada, y sin trabajo no se termina nada. El premio no te será enviado: tienes que ganártelo.

(Ralph Waldo Emerson).

Escribir comentario

Comentarios: 0