lun

05

oct

2015

10 FORMAS DE TOMAR EL CONTROL DE SI MISMO


A primera vista, parecería que el Trastorno por Déficit de Atención (TDAH) nada tiene que ver con nosotros. Sin embargo muchos de nosotros desarrollamos patrones de conducta asociados a pensamientos negativos y que frecuentemente se expresan en sentimientos de frustración y angustia propios de dicho trastorno.

 

Esta tara hace desarrollar para el común de la gente una perspectiva negativa, que hace difícil la solución de los problemas y obviamente impide el logro de las metas.

 

 

 

La práctica constante de los pensamientos positivos neutralizan los efectos del TDAH. Dicho enfoque debe ser realizado mediante un plan bien elaborado que permita privilegiar el tiempo dedicado a hallar en nosotros mismos las fortalezas o puntos fuertes de nuestra conducta, es decir aquellos aspectos que nos destacan en pro de aumentar nuestra motivación y generar nuestra felicidad.

 

El acostumbrarse a dedicar más tiempo a aquellos pensamientos positivos y constructivos permite llegar y reemplazar aquellos espacios de la mente que tienen etiquetados ciertos patrones de conducta que nos perjudican.

 

Aquí les mencionamos 10 tips para llegar a neutralizar dichos trastornos: 

 

1. Cuidar de sí mismo no sólo tiene que ver con pensar positivamente sino actuar en consecuencia, así pues, coma alimentos saludables, haga ejercicio lo suficiente y descanse sus horas.

 

2. Recuérdese a sí mismo las cosas por las que debe estar  agradecido a la vida, dedique su existencia a recordar aquellas cosas buenas de tal manera que los problemas y las presiones no le afecten tanto sino más bien sean tomados como desafíos que usted sabrá afrontar.

 

3.- No haga suposiciones inútiles. Muchas veces usted puede tener la idea de no ser querido o de ser culpado ante familiares, amistades o compañeros de trabajo por algo que hizo o que no hizo. No tenga temor de ello, no suponga nada, ni haga ese tipo de conjeturas si no hay pruebas de ello. Muchas veces puede ser una idea errada el que usted piense que es el responsable del mal humor de los demás. Probablemente no tiene nada que ver con usted. En todo caso, sea pragmático, afronte la situación y pregunte con toda cordialidad si algo sucede.

 

4. Absténgase de identificarse con palabras absolutas como “siempre” o “nunca”. No lo haga ni consigo mismo, ni respecto de los demás. Expresiones como “siempre llegará tarde” o “nunca me llama”  hace que situaciones irrelevantes parezcan más graves de lo que en realidad lo son. Más bien sea flexible en sus conceptos, la gente y sobre todo usted mismo tienen muchos aspectos favorables que ofrecer.

 

5. Despréndase de los pensamientos negativos cuando aparezcan en su mente. Simplemente no juzgue, y decida que no tienen poder sobre usted, Con la práctica usted aprenderá a manejarlos adecuadamente entendiendo lo dañinos que son en su proceso de desarrollo mental.

 

 

6. Deseche los pensamientos automáticos negativos. Aquellos están alojados en ciertos rincones de la mente y a veces solo requieren de un factor condicionante. Es probable que nadie se esté riendo de usted o hablando mal a sus espaldas. Si usted está propenso a pensar ello, en principio no le dé importancia a ese tipo de pensamientos. Pero en todo caso, aun si fuera cierto que gente tonta tuviera algún problema con usted, aprenda a deshacerse de dichos pensamientos automáticos. Usted puede primero racionalizar y con tranquilidad afrontar una situación malintencionada de las demás personas. No se fastidie, piense en que usted es feliz, dueño de si mismo,  y puede controlar su mente a diferencia de aquellas personas que no lo pueden lograr. No vale la pena hacerles caso. Usted a diferencia de ellos si puede elegir los pensamientos que se alojan en sus mente.

 

7. Practique las muestras de afecto, con la familia, las amistades en el centro laboral o hasta en lugares públicos con algún mozo. El contacto físico positivo, como un abrazo, apretón de manos o una sonrisa con sus amigos, seres queridos, e incluso mascotas, es un instante de la alegría que contribuye a alimentar su autoestima. No lo busque, simplemente deje que  se dé espontáneamente, caerá en la cuenta de que habrá muchos momentos para ello y se sentirá muy bien cuando lo haga.

 

8. Aumente su actividad social y podrá reducir su soledad si es que esta no le es productiva, más allá de los momentos de reflexión. Rodéese de personas positivas, saludables y felices, y la energía de ellos también le impregnará positivamente.

  

9. Sea voluntario en organizaciones de ayuda humanitaria. Ayudar a las personas que sufren diversos problemas de pobreza, salud, educación o  alimentación nos hace mejores personas. Usted se sentirá bien luego de ayudar con su tiempo y recursos a las personas que más lo necesitan en el mundo. En el Universo la energía positiva fluye de manera natural, si usted da, el Universo le devolverá con creces lo que ha dado.,

 

10. Utilice una alerta en su mente para evitar la rumiación del pensamiento, es decir aquella característica propia de caracteres obsesivos que le dan muchas vueltas a una idea sin terminar de actuar. Aquel patrón de conducta absorbe una gran cantidad de energía y afecta su salud mental, no lo permita. Cuando perciba que está a punto de empezar dicho comportamiento, haga algo distinto. Trate de cambiar un entorno desfavorable, lea un buen libro, haga un paseo al aire libre, llame a un amigo para conversar, ponga música que le relaje o vea una película que le inspire buenos sentimientos.

 

Mardam

Escribir comentario

Comentarios: 0