jue

16

jul

2015

CUIDADO CON TUS PENSAMIENTOS


Aunque no nos percatemos de ello, diariamente en nuestra cabeza pasan miles y miles de ideas, pensamientos y distintos códigos que nuestro cerebro procesa, a fin de interpretar una situación y dar una conclusión.

 

 

Aún así, cada uno de nosotros, interpretamos la realidad de manera distinta a los demás. Por ello, es que cuando tenemos opiniones o percepciones distintas, podemos tener discrepancias con otras personas, ya que estas nacen producto de nuestras mismas vivencias. experiencias y conocimientos. 

 

 

Por ello, ¿te has puesto a pensar en la importancia que tiene lo que piensas en tu vida diaria?. Actividades cotidianas como comer, caminar, conducir, etc son hechas de manera mecánica y no requiere que estemos pensando a cada momento sobre ello, pero piensa, que pasaría con una persona mientras conduce, que esté pensando a cada segundo, "si explota el carro", "si hay un incendio", "si caigo en un abismo", etc,  es diferente a la previsión natural que se puede tener al desarrollar cualquier actividad, verificar que esté con el combustible adecuado, tener el auto en buenas condiciones, respetar reglas de tránsito, etc pero tener constantemente ideas que nacen desde el miedo, la preocupación o la angustia, no pueden tener ningún tipo de resultado positivo, a mediano y largo plazo.

 

Por ello, tenemos que mejorar nuestra capacidad de concentración, sin importar cual sea la tarea o trabajo que debemos hacer, si tenemos el objetivo de incrementar nuestro rendimiento y productividad, tenemos que concentrarnos en lo que es realmente importante, sin que ninguna idea nada positiva, nos afecte.

 

Atención, no queremos decir aquí que no hay que ser responsable, porque esa no es la idea de este texto. Lo que queremos decir es que no debemos preocuparnos en cosas que no han sucedido, en especulaciones inútiles o en aspectos negativos, que nos terminen distrayendo de nuestros objetivos y nos desgastan, inútilmente.

 

La concentración se podría entender como la capacidad de tener todas nuestras energías puestas en lo que estamos haciendo o pensando.

 

Hacemos que todas nuestras ideas y pensamientos se conecten por un objetivo en concreto. Por decir, si queremos ser más productivos en el trabajo, durante el periodo de tiempo que lo hacemos, tenemos  que evitar distraernos, ser proactivos, creativos, responsables y efectivos.

 

Para rendir en nuestro máximo potencial, es importante que mantengamos la atención enfocada y concentrada durante largos periodos de tiempo, por medio de la voluntad. 

 

Concentranos adecuadamente nos permite dar todo nuestro poder y atención para atender determinados objetivos, ignorando otros aspectos menos relevantes para nuestro desarrollo.


Sin embargo, a pesar que hagamos el mayor esfuerzo, siempre habrán elementos externos que podrían afectar nuestra capacidad de concentración y no podemos hacer nada para evitarlo, no podemos construir un muro para mantener alejadas de nuestra cabeza las ideas irrelevantes. Por ello, es importante aceptar que en determinado momento, van a existir elementos distractores, pero es mediante el dominio de la voluntad, que podremos ignorar dichos elementos (o hacer que influyan menos), progresivamente. 

 

Es a partir de hoy que debes empezar a comprometerte e ignorar aquellos elementos distractores y poco positivos que puedan estar en tu vida cotidiana, aprende a ignorarlos a fin no te afecten en tu camino hacia alcanzar tus objetivos. Cultivar tu voluntad empieza como un ejercicio personal.

 

Así también, comienza a reforzar tu concentración prestando mucha más atención hacia lo que es realmente importante para ti, tu familia, tu pareja, tus amigos, tu trabajo, tus estudios, etc son lo realmente importante, que preocuparte y generarte dudas, en escuchar criticas, comentarios negativos, problemas, conflictos a tu alrededor.

 

Dirige tus energías hacia aquello que realmente te ayude a superarte, por ejemplo, si tienes interés en empezar un pequeño negocio o estudiar una carrera, y antes de empezar te dicen que te irá mal, que fracasarás, si estás lo suficientemente preparado sobre ello, si has hecho estudios, si has evaluado correctamente la viablidad de tu emprendimiento en tiempo y recursos, no tendrías porque fallar, por ello,  no permitas que comentarios negativos te puedan afectar a llevar a cabo tua proyectoa.

 

No confundas en este punto, el consejo sincero que pueden darte algunas personas queridas, sean tus familiares o amigos de confianza, con posibles comentarios de otras personas que no saben sobre tus proyectos. A medida que desarrolles el hábito de ignorar todo lo que pueda ser negativo para ti, podrás centrar tu energía en lo constructivo y positivo.

 

Empieza seleccionando y centrándote en lo que es realmente importante  e ignora lo que no lo es, a fin tengas claro que tareas y acciones son prioritarias para ti. En un segundo momento, identifica por ti mismo lo que es más importante y esencial para ti, filtrando lo que no lo es. 

 

¡Gracias por seguirnos!

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0