dom

12

jul

2015

¿PORQUE TE PREOCUPAS? 


 

 

Las personas tenemos la costumbre de generarnos preocupaciones innecesarias, por cosas que quizás nunca sucedan. Preocuparse sin sentido es dañino y tampoco contribuye en nada a solucionar nuestros problemas, al contrario, nos hacen más daño porque al estar angustiados pensamos menos y podemos generarnos fantasmas innecesarios.

 

 

No tiene sentido ver fantasmas donde no los hay, no tiene sentido preocuparte por un futuro que no ha llegado, lo que tienes que hacer es tomar acción y buscar las salidas a los problemas que puedas tener, pero no crearte en la mente angustias por cosas que no han sucedido.

 

Al tener angustia permanente no te sirve de nada para buscar soluciones, el miedo paraliza, genera problemas a la salud mental, emocional, a tu bienestar en general.

 

Hazte la pregunta, ¿ganas algo preocupándote por algo que no ha sucedido?, ¿ganas algo si siempre estás dudando o teniendo miedo?, no creo que nadie diga que si gana algo. No hay que confundir  el miedo inutil con la responsabilidad que podemos tener hacia determinada situación, que es muy distinto.

 

Cada vez que vengan miedos innecesarios, repite en tu mente ¡stop!, a fin que estos pensamientos negativos se vayan de tu mente. Estos mensajes que nuestra misma mente recrea, si no son controlados, nos pueden hacer rendirnos y dejar de persistir, de perseverar, e incluso, de tan solo intentar hacer cualquier cosa.

 

¿Tiene sentido preocuparte por el pasado y futuro?, no puedes hacer nada por cambiar tu pasado, el pasado ya pasó y no puedes modificarlo, ¿porqué angustiarte por no haber hecho algo de alguna forma?, ¡no puedes hacer nada!; toma lo positivo de cualquier experiencia, que es el aprendizaje obtenido.

 

En cuanto al futuro, no puedes hacer nada con respecto a él, solo tratar de actuar de la mejor manera posible el día de hoy, trabajar, esforzarte, tratar de hacer bien las cosas, más allá no puedes hacer nada, puedes plantearte objetivos, metas, eso es algo muy saludable, pero preocuparte pensando que cualquier esfuerzo que hagas, tendría un resultado final negativo, es algo absurdo. No te angusties por algo que no está bajo tu control, porque puedes dar todo de ti en algo y a veces las cosas no salen como uno piensa, de repente las grandes oportunidades aparecen de quienes menos lo piensas. Solo confia en tu capacidad, prepárate para perseverar. 

 

Siempre ten en mente que todo va a salir bien, piensa en positivo y solo eso atraerás a tu vida, si te preocupas en vano, terminarás sufriendo bloqueos mentales que te impidan pensar claro y planificar. 

 

¿Preocuparte te da la solución  a algún posible problema? ¡pues no! , lo más probable es que solo te quite el sueño, te genere algún malestar físico y que estés constantemente con enojo o melancolía.

 

Para encontrar soluciones a tus problemas, tienes que tener bien establecido cuales son las posibles causas de los mismos y como podrías actuar para buscar  salidas, sea estableciendo metas, posibles actividades, planificando. Pero si estás con angustia, sucede todo lo contrario, tu mente se nubla y no eres capaz de pensar objetivamente, ni de planificar.

 

Muchas cosas a las que temes, nunca sucederán y muchas cosas sucederán, por más que te preocupes en que no se den, solo te queda tomar la experiencia de la mejor manera posible, aceptar la situación y tratar de actuar en consecuencia. 

 

Puedes tener un problema en el trabajo, tu jefe puede estar con cara de pocos amigos, pero de repente tiene algún problema personal y no lo sabes, pero tu miedo te hace pensar que el problema es contigo, cuando no lo es. Píensas todo el fin de semana que te van a despedir, te imaginas la vida sin trabajo, te imaginas sin poder pagar las deudas de fin de mes, te imaginas lo peor y llega el lunes y tu jefe viene muy tranquilo ¡te creaste fantasmas donde no lo había!.Piensa que hagas lo que hagas no puedes tener control sobre lo que está por venir, puedes planificar desde tu punto de partida, pero no puedes controlar la mente de las personas, ni las circunstancias, solo hacer lo mejor que puedas desde donde estás.

 

No le des más importancia a las cosas de lo que tienen, incluso ahora algo puede parecerte muy importante, pero después, a futuro, verás que esas cosas que antes te preocupaban, nunca sucedieron o no eran tan graves como en su momento parecían.

 

Recuerda en tu misma infancia, cuando rendías un examen. Muchas veces te habrás angustiado pensando en que no contestaste la respuesta correcta, que saldrías mal y después, obtienes una calificación aceptable. O de repente puedes pensar que una persona está molesta contigo, cuando quizás su gesto serio no se deba a ti, sino que tiene algún problema personal. Toma todo con tranquilidad, no importa la situación que estés pasando, si estás en calma, encontrarás mejor la salida.

 

Trata de alejarte de las preocupaciones, empieza a enfocarte en tener una actitud positiva. Despeja tu mente, conversa con alguna persona en que confies, busca tomar las cosas con humor, desvia tu mente en el motivo de tu angustia, haz ejercicio, trata de tener más motivación en todo lo que haces. y poco a poco verás todo con mayor claridad.

 

¡Gracias por seguirnos!

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0