mar

05

may

2015

SOBRE LA TIMIDEZ


¿Te da miedo mostrar lo que piensas por miedo a que te rechacen? ¿No te gusta que en un evento social se note tu presencia? ¿Te cuesta dar respuestas largas cuando te preguntan? Baja autoestima, dependencia emocional o vergüenza son algunas consecuencias que tiene la timidez. Puede hacerte perder muchos buenos momentos. Conoce sus causas y cómo superar este rasgo de personalidad.

 

 

 

¿Timidez o fobia social?

 

La timidez es la tendencia de las personas a pasar inadvertidas, no expresar sus emociones o hacerlo de forma escueta y pasiva. Esto ocurre por una falta de confianza en nosotros mismo y por un miedo a parecer incompetentes, torpes o poco valiosos. Se podría decir que la timidez es un rasgo más débil de fobia social.

 

La fobia social es un miedo irracional a enfrenterse a situaciones sociales por pánico a las opiniones que los demás puedan tener de nosotros, por lo tanto estas personas evitan cualquier acto social o contacto con gente desconocida. Existen diferentes grados de fobia social en función de la ansiedad que nos genere la situación y puede venir acompañada de reacciones fisiológicas taquicardia, sudoración o hiperventilación.

¿Por qué soy tímido?

 

Si bien la timidez puede llegar a ser hereditaria en hasta un 20% de nuestra conducta, lo cierto es que en la mayoría de los casos es una cualidad adquirida.

 

Este rasgo de personalidad puede aparecer en la infancia, sin embargo su duración en el tiempo dependerá de cómo el entorno del niño actúe ante las muestras de timidez que este presente. Si cuando el niño muestra timidez se le refuerza positivamente: si le escuchan, le piden opinión, dan importancia a sus valoraciones y aplauden su carácter divertido, probablemente este rasgo de personalidad se apagará con el tiempo. Sin embargo, si reforzamos su conducta de timidez con castigos como no escucharle, ignorarle, reírse de él o dejando que se esconda, estaremos ayudando a generar un patrón de conducta de timidez.
Experiencias o sucesos estresantes y vergonzosos o ambientes muy competitivos u hostiles también pueden generar inhibición o angustia a las relaciones sociales.

¿Cómo superar la timidez?

 

La mejor forma de superar un miedo, es enfrentarse a él. Por ello, debes exponerte de forma gradual y progresiva a las situaciones en las que la timidez no te deja actuar normalmente. Mantente en la situación que te angustia sin huir de ella, siente la experiencia, nota como el miedo acaba disminuyendo, y repite el proceso de exposición las veces necesarias hasta que el cerebro se acostumbre a la situación estresante y podamos enfrentarnos a él.

 

También debes entrenar tus habilidades sociales para conseguir comunicarte mejor y aumentar la confianza en ti mismo. Reírte de tus errores y no avergonzarte de ellos, hablar con un tono de voz más alto o usar un correcto lenguaje no verbal que enfatice lo que dices, te ayudará a sentirte más natural y seguro.

 

Es importante recordar que si la timidez causa importantes consecuencias negativas debes acudir a terapia psicológica para recibir la ayuda que precises.

 

 

Adrian Guillén, Licenciado en psicología por la Universidad de Valencia. Con amplia experiencia en el campo de los recursos humanos y la gestión de personas. Actualmente trabajo en el proyecto de www.psicologiaycomunicacion.com en formación en habilidades sociales y directivas. Me considero una persona empática, constante y amante de los retos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0