vie

03

abr

2015

EL ALMA Y EL CUERPO ASTRAL SEGÚN JAGOT



El escritor y especialista en temas de la mente humana, autoayuda y psicología Paul Clement Jagot en su libro "Ciencia Oculta y Magia Práctica" hablaba de “El alma” y “El cuerpo astral” como sustancias que junto al “Cuerpo físico” formaba  el tridente que constituye al ser humano.

 

 

Jagot, llegó a ser un gran estudioso de estos temas, su experiencia  y observación siempre han sido un gran aporte para temas que la ciencia no ha podido explicar pero que claramente son reales como lo es la existencia del alma.

 

Recogemos unos extractos de su obra "Ciencia Oculta y Magia Práctica" donde señala muy didácticamente los conceptos acerca de  “El alma” y “El cuerpo astral” 

  

La ciencia positiva estudia únicamente el cuerpo físico. Anatomistas y fisiólogos escrutan sus tejidos, sus órganos, sus funciones y tratan de explicar, sólo por su mecanismo, los fenómenos de la vida y de la consciencia.

 

En su libro se señala que la carne es un simple soporte, un ropaje temporal, un instrumento movido por el mediador plástico (vida vegetativa) y el alma (vida de relación). El mediador plástico o cuerpo astral, cuya sustancia, aunque material, difiere esencialmente de todo aquello que nosotros entendemos por materia, escapa por su misma sutileza a los sentidos físicos. Informa al vehículo carnal cuyos contornos reproduce exactamente.

 

Él es quien dirige las actividades viscerales y preside en la dirección centralizadora de la vida de las células, en la edificación y mantenimiento de la forma individual modelada sobre la suya propia en el curso de la vida fetal. Acciona el gran simpático, nervio rector de la vida vegetativa. Coordina los mensajes recibidos a través de los sentidos y los impulsos motores . Localiza la reserva mnemónica como centro de la subconsciencia  y gestor de la asociación de ideas. En él nacen y se desarrollan las emociones y las pasiones. El principio astral resume en una palabra el campo del automatismo orgánico y psicológico.

 

El alma, de esencia superior a los dos primeros elementos, acciona el cerebro, medio fisiológico por el que se manifiesta; localiza la consciencia, sede del pensamiento consciente. Su actividad normal, la dirección y gobierno de la personalidad, por medio del astral es, en algunos, usurpada casi totalmente por sus potencias puramente vegetativas y en otros por sus pasiones. Pero si el alma reina de una forma casi absoluta en el elemento motor (astral) y sobre el principio movido (cuerpo físico), su influencia voluntaria se extiende, como veremos más adelante, a la vida exterior a nosotros. Controla la energía propia del mediador plástico y la libera para la acción o la concentra para la atención.

 

Es más; el alma verdaderamente evolucionada puede abstraerse hasta el éxtasis y recibir directamente el conocimiento.Todo esto queda sintetizado en el cuadro inserto N°1 en la página siguiente y en el cual se subrayan las relaciones del concepto ocultistao con el concepto clásico del individuo. Antes de seguir adelante, parece necesario aquí una digreción. Acabamos de ver que la existencia del cuerpo austral,en contra de la cual no hay dato científico que no aparezca como falso, resuelve importantes problemas fisiológicos, altiempo que incluso ilumina singularmente la psicología.


Explica todos los fenómenos.psíquicos estudiados hoy y concilian sí las tesis más diversas y hasta las más opuestas. El mecanismo del sueño, el ensueño con sus alucinaciones hipnagógicas o telestésicas y sus visiones premonitorias, consiste, según el ocultismo, en una disociación momentánea de los principios del hombre.

 


El alma y el cuerpo astral se separan del cuerpo físico, pero conservando con él un lazo fluido a través del cual le hacen llegar la impulsión funcional. Para la mayoría, esta separación se efectúa en un espacio limitado. El doble sideral planea a algunos decímetros bajo la máquina orgánica. El alma aún poco evolucionada se halla así aislada del cerebro, su órgano físico, que no recibe más que un ligero riego de energía nerviosa. El cuerpo astral, poseedor de la fuerza vital y sede del inconsciente, predomina durante el sueño y mientras que bajo su impulso los plexos se recargan de influjos nerviosos, el automatismo intelectual se expansiona lejos de la vigilancia crítica del alma. La conciencia se adormece y la imaginación recibe total libertad. Eso es el sueño.

 

CUADRO N°1

 

CUERPO FISICO

(soporta)

Materia física (tejidos)

Vehículo y soporte de los

otros dos cuerpos.

Elabora el quilo, materia

prima de los tejidos,

la sangre y la fuerza

nerviosa, energía motriz

del organismo.

Actúa directamente sobre

 

el astral determinando

en él movimientos procedentes

de los sentidos.

Actúa sobre el alma según

el equilibrio orgánico.

En relación directa con

el universo material.

 

MEDIADOR PLASTICO O

CUERPO ASTRAL

{ánima)

Sustancia astral que interpondrá

la materia física.

Acciona los órganos de la

vida vegetativa.

Actúa sobre lo físico comunicándole

sus vibraciones.

Actúa sobre el alma engendrando

en ella ideas conexas

con sus propias vibraciones.

Sede de la vida emocional

y de la sensibilidad.

Su centro físico es el gran

simpático y los plexos.

En relación directa con el

dinamismo exterior.

 

ALMA

(gobierna)

Sustancia espiritual que

interpreta la sustancia

astral y la materia física.

Dirige lo astral y lo físico.

Actúa sobre lo físico por

medio del astral.

Actúa directamente sobre

el astral.

Sede de la conciencia razonante

y del pensamiento.

Su centro físico es el cerebro.

En relación directa con

el absoluto.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0