mié

10

dic

2014

NUESTRO NIVEL DE ENERGIA 


Alcanzar una óptima salud física y mental es el objetivo central de todo ser humano, si bien lograr ello puede ser muchas veces  un proceso complicado en tanto circunstancias particulares y factores externos de cada persona; es posible hacer algo al respecto.

 

 

Ante todo, se debe disponer de un espacio libre de tiempo para analizar la causa de nuestro desgaste de energía mental y física, y a continuación establecer la estrategia para atenuar esos efectos.  Recordemos que si hay cansancio y el nivel de energía está bajo, se concentra en energía negativa principalmente.

 

Ud. debe identificar sus momentos de baja energía y tomar medidas para cambiar una situación adversa,  por ejemplo cuando:

 

-Ante cualquier discusión quiere estallar en cólera.

-No es tolerante con las personas de pocos alcances.

-Comienza a buscar defectos en las demás personas.

-Cuando está buscando de quien burlarse.

-Actúa con mezquindad, y evita ayudar cuando podría hacerlo.

-Se encuentra más cansado de lo normal.

-Cuando se siente demasiado nervioso ante alguien o alguna situación.

-Cuando se preocupa en exceso por el futuro.

-Cuando se siente incapaz de lograr algún objetivo.

-Cuando considera que otros merecen la felicidad y Ud. no.

-Cuando está muy susceptible y se deprime con facilidad.

-Cuando no le importa lastimar a alguien.

-Cuando físicamente se siente débil al margen de sus edad.

-Cuando vuelve a recordar hechos nocivos del pasado.

-Cuando le aterra pensar en el cambio.

Todos esos aspectos reflejan una propensión al descontrol, Ud. No es dueño de sí mismo, y es que cuando Ud. está en un nivel bajo de energía esta propenso a sacar lo peor de sí mismo, tiende a actitudes negativas como la irritación, el odio, el egoísmo, el desprecio y la burla a los demás.

 

Es la estupidez, la más desgraciada herencia de nuestros antepasados que pretende prevalecer en su vida. Cuando ello sucede, es hora de recargarse con alimento mental, ese subconsciente está dañado, haga Ud. algo por cambiar esas nocivas tendencias.

 

Si es cierto, como lo mencionan muchos libros, que el subconsciente asimila muy bien las vitaminas mentales y espirituales con la condición que estas sean proporcionadas con frecuencia y en la justa medida.

 

Entonces, apenas aparezcan esos síntomas nocivos de la negatividad, Ud. Debe detenerse, lea un libro, póngase a escuchar música, converse con alguien de su aprecio y confianza o simplemente quédese en silencio. La idea en ese momento es atenuar todo esa turbulencia provocada por el cansancio y stress que hacen aflorar sus prejuicios y taras. Obviamente con ello Ud. neutralizará en ese momento la impulsividad y sus probables e  indeseables reacciones.

 

Pero hay algo más importante que aprender a controlarse por momentos, Ud. irá más allá de eso; aprenderá poco a poco ya como proceso en el tiempo a identificar e ir deshaciéndose de las taras  y prejuicios mencionados, muchos de los cuales probablemente Ud. antes no había sido plenamente consciente de  ellos. En ese sentido, si Ud. es capaz de superar ese temperamento limitante podrá en el futuro a través de un gran nivel de energía mostrar el gran potencial escondido de toda su personalidad.

 

Mardam

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    cesar arnoldo ortega 0rtíz (miércoles, 31 diciembre 2014 22:10)

    excelente lectura para mí en estos precisos momentos. gracias por la ayuda. lo necesitaba.