jue

31

jul

2014

LA RISA Y LA SERIEDAD


Considero que una persona equilibrada se identifica por tener en una proporción similar características de seriedad y risa. Está claro, que ello decorado con los matices de la personalidad de cada uno.

 


En ese sentido, me parece traído de los cabellos que algunos grupos de profesionales promuevan la risa sin restricciones, es decir que promuevan el “reír por reír” .

 

 

Así pues, en diversas partes del mundo ya uno se encuentra con grupos sociales, reuniéndose en algún lugar solo para “reír” sin que haya ningún motivo. eso a la larga puede resutar solo una especie de anestesia para el momento, una soluciòn temporal que carece de naturalidad para alegrar autenticamente el alma.


Ese tipo de terapia, puede ser cuestionable, porque a mi parecer la AUTENTICA RISA SANA , LA QUE HACE BIEN A LA MENTE Y EL ALMA, es la risa que reúne dos condiciones:


Primero, debe ser espontánea
Segundo, no debe afectar a terceros.


Esto lo digo porque vivimos en una cultura en la que se está muy acostumbrado a reírse de los demás ya sin importar la susceptibilidad de otros, es común pues burlarse de la gente por su apariencia, su edad, su opción sexual o por algún impedimento físico que tengan.

No diré nada de los programas cómicos en los cuales los personajes por hacer reir se ridiculizan a si mismos o se mofan de otros que a su vez se exponen a ello si están metidos en el mundo de la farándula, mientras no se ensañen con nadie y no sean vulgares, bueno. 


Hablo más que nada de la risa en la vida cotidiana, hay circunstancias en que la risa simplemente no cabe, una cosa es reírse de un chiste donde se cuenta que alguien se resbaló, y otra cosa distinta es si por ejemplo un señor mayor, de veraz se resbala con una cáscara de plátano por más que la caída haya sido espectacular, reírse significa que está aflorando nuestra maligna idiotez.

 

Por otro lado, no está bien burlarse de la apariencia de alguien que se ve pasar por la calle, porque su atuendo nos parece estrafalario o porque les parece que su rostro es semejante al de Freddie Kruger.

 

La risa que proviene de la estupidez o de la propensión a lo catatónico jamás puede ser sana;las risas malvadas del que cometió alguna falta o delito y se alegra de no ser descubierto, no es nada gracioso.


Es por ello que si se va a fomentar la risa, esos profesionales deben procurar que sea la risa: SANA, es decir la risa natural, esa que nos hace bien, que no afecta la sensibilidad de otros; ¿cómo va a ser una risa sana cuando uno se burla de otro?.

 

Dentro de cada uno de nosotros tenemos una conciencia que sabe distinguir muy bien lo bueno de lo malo, así que no nos engañemos, la risa sana nada tiene que ver con la risa del bobo que no sabe ponerse en el lugar del otro, que no le importa ridiculizar a otro y herir sentimientos.


Promover el “reír por reír” sin poner límites que establezcan que hay momentos en que la risa no cabe, me parece que es arriesgarse a crear “bobalicones en serie”. Y me parece que ya en este mundo tenemos bastante de esas personas.

.
Es hora también de reivindicar “la seriedad” como una característica necesaria de toda persona inteligente, ya que enfocar la vida con seriedad nos permite desarrollar nuestra capacidad de análisis con respecto a los problemas que el mundo nos plantea.

 

Un tipo que todo lo ve risa es poco probable que tenga la capacidad de por ejemplo desprenderse de la manipulación de los medios.


En general, como dije al principio, una persona equilibrada debe tener las dos características , su parte de buen humor; expresión de una actitud saludable y positiva con una risa limitada a los momentos propicios; y por otra parte su lado de seriedad que no implica por supuesto, andar con el gesto adusto todo el tiempo.

  

Eso creo, es bueno aclararlo, porque no faltará quien quiera caricaturizar nuestros conceptos y dirá que estamos proponiendo andar amargado todo el día. Claro que no, la expresión de cada uno debe ser la espontánea, la natural. Y se entiende también, claro está, que no por andar con la sonrisa prendida durante todo el día se va a considerar que estamos frente a la persona más feliz del mundo. La mayoría de veces esas son sólo máscaras de apariencia que la sociedad impone.

 

Así pues, nada como ser natural y tener su momentos de seriedad y sus momentos para reír.

 

MARDAM

 

http://www.exitoydesarrollopersonal.com/adquiere-el-enfoque-correcto

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0