jue

31

jul

2014

ACERCA DEL VERDADERO AMOR


El “verdadero amor” en mi concepto no puede ser desligado de palabras como fidelidad o lealtad. El “amor” que la sociedad pregona en cambio hace toda una apología del engaño, de la mentira y la deslealtad. Las frases que pretenden justificar la mediocridad de la infidelidad son algo así “todos somos humanos”, “todos cometemos errores”. No se trata claro está, de ser jueces, nadie debe serlo , cada persona debe asumir sus responsabilidades, pero tampoco se puede promover la idea que los instintos son mas fuertes que los sentimientos porque ello es una brutalidad.

 

  

Pero claro, esas ideas son promovidas por gente que les gusta ser vista como “gente de mente abierta”, gente que tiene la posibilidad de llegar a un denso público desde sus posiciones en los medios de comunicación con un mensaje que impone a los demás el pensar como ellos, mucha gente sucumbe ante esos mensajes subliminales porque siempre quieren estar aliados con la modernidad y entonces se prefieren aceptar dichos conceptos, y no están dispuestos a ser vistos como anticuados, tienen un tremendo temor de hacer o decir algo que las tache de conservadoras o cucufatas. Porque claro viven en una sociedad de apertura , de liberalidad y aun cuando puede haber razones sólidas para conservar ciertas normas o principios , ellos prefieren estar del lado de la corriente actual tan veloz como sórdida. 

Me sorprende como se mira de reojo el libertinaje y la promiscuidad y no se le llama por su nombre, se dice: no podemos ser jueces y se liberan de definir algo que es obvio, no se está definiendo a la persona sino a lo que hace la persona al realizar una acción. Acaso un hombre que tiene una pareja con la que tiene relaciones en un mes , y a la vez tiene relaciones con una amante, y dentro de ese tiempo tiene relaciónes casuales con un par de mujeres más que por allí conoce , y al mes completa relaciones sexuales con cinco o seis mujeres distintas, ¿ese no es acaso una persona promiscua? Claro que si lo es, nadie lo va a juzgar, es su vida, pero tampoco podemos disfrazar el concepto de una persona que se está definiendo a si misma. O es que acaso me dirán que por no juzgar no debemos llamar pornografía a las películas xxx , se respeta la opción de cada adulto de verlas, pero que no se diga que no se puede opinar si una actividad parece decadente o no. Se puede definir que es obsceno y que no con relativa facilidad, que los dueños de medios no se hagan los tontos. Volviendo al tema del amor, digamos que el problema con la liberalidad es que se volvió libertinaje y eso ha ido matando poco a poco el encanto del amor.

 

Existen “los destructores del verdadero amor” son aquellos que tienden a pensar que el sentimiento amoroso puede convivir con el odio, el engaño, la traición como muchas veces lo traducen las telenovelas, pero es más, se sostiene que ante la inexistencia del amor eterno todo se vale y confunden el instinto sexual con el sublime encanto del amor verdadero. Para estos mediocres, con honrosas excepciones, que durante décadas han lavado el cerebro de la gente en las distintas sociedades desde sus posiciones de especialistas en sexología, psicología, u otras ramas de la ciencia, todo lo malo es justificable, les dan normalmente un enfoque erroneo a las relaciones humanas basado en sus formas de pensar que muchas veces no coinciden con las de sus clientes. Les dicen que el sexo es importante tanto como los sentimientos, nada más estúpido que eso. El sexo, el placer sexual en mi concepto sólo es trascendente por la procreación. El sexo con amor es muy sublime, pero no se iguala ni por mucho al verdadero amor que no requiere contacto físico, porque este es sentimiento puro, es algo incomparable y por ello es tan escaso hoy.

 

Pienso que en estas líneas debo reinvindicar al “verdadero amor”, al margen de las pasiones intensas, y es que este “verdadero amor” es el que ha permitido que aun en la época actual los sentimientos perduren. Que hermoso es este amor puro expresado en su más clara expresión, en una mirada tierna, en un beso delicado, expresado aun en la lejanía. Cuantos amores a lo largo de la historia, son la demostración que el sentimiento está por encima de la distancia. Es por eso que quiero desenmascarar a esos malhechores de la ciencia que justifican la infidelidad cuando hay distancia de por medio. Si una persona no es leal a su pareja , a la persona que está lejos se debe basicamente a que ese amor no es el “verdadero amor”, ella o él pueden creer que lo es , pero si se es infiel es porque ese amor que se dice sentir o no lo era o era un sentimiento muy frágil.

 

MARDAM

 

http://www.exitoydesarrollopersonal.com/adquiere-el-enfoque-correcto

Escribir comentario

Comentarios: 0