dom

19

ene

2014

EL SER MILAGROSO


Convertirse en un ser milagroso es el premio por nuestra constancia y fe, por  haber tenido el coraje de acceder a nuestro “yo interior” a pesar de todos los obstáculos y la telarañas mentales que a lo largo de los años se acumularon en el inconsciente.

 

 

Ese “yo interior” es “Nuestro reino de los cielos”. En dicho reino todos nuestros sueños se pueden realizar. Los pensamientos más sublimes pueden ser visualizados y luego cristalizados en la realidad.

 

 

Inmersos en nuestro lado espiritual la magia de volver aquello inmaterial en material se nos hace menos extraña, pues estamos identificados con aquello que es el verdadero poder, con aquello  que nacimos y que es algo inherente a nuestro ser.

 

Esa magia o reino de los cielos llega a nosotros cuando estamos identificados con nuestro “yo” interior, cuando realmente prevalece nuestro ser espiritual antes que nuestro “yo” físico”, cuando realmente el ego y el apego a las imágenes han pasado a segundo orden.

 

En ese estado de “gracia” la providencia a cada rato aparece para favorecernos en la realización de nuestras actividades y objetivos. Viene a ser la recompensa por identificarse con el yo superior que está dentro de nosotros dejando de lado las taras y prejuicios del ser físico convencional.

 

 

Nuestro reino de los cielos o  “yo” interior está compuesto principalmente de un componente: AMOR. Porque el amor está presente en toda energía, y es un sentimiento que moviliza positivamente la vibración de dicha energía. Además qué es el Universo sino todo energía. Así que el amor está en todo lo que nos rodea.

 

El amor, es propio de los seres espirituales, es la energía más pura que existe, es parte esencial de nosotros, y es mediante esa energía que puede llegar la curación al cuerpo, la mente y el alma.

 

Es con amor, que podemos sentir paz y alegría en nuestros corazones. Es con amor que eliminamos el miedo, pues ¿Cómo se puede temer cuando tenemos a Dios con nosotros?  ¿Cómo se puede temer cuando el Universo está a nuestro favor?

 

Tener amor significa tener algo de Dios, él nos nutre del conocimiento y la confianza que nos hace invulnerables. Alineados con él y la energía inconmensurable del universo nuestros deseos más profundos son posibles porque nuestro espíritu está inundado de una brisa fresca y pura y nuestro entorno de un aire milagroso en el cual todo puede suceder.

  

MARDAM

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    jose luis hoyos martinez (lunes, 20 enero 2014 03:54)

    excelente articulo

  • #2

    webmaster (domingo, 24 mayo 2015 15:06)

    Muchas gracias!