vie

29

nov

2013

LA PERSONA INTELIGENTE


Podemos definir como  persona inteligente al ser humano que aprende a ser feliz en todo momento con lo que hace, es decir, alguien emocionalmente estable y que es capaz de motivarse constantemente.

 

Dicha persona es capaz no sólo a través del raciocinio sino mediante el autocontrol y la interiorización, la resolución de los conflictos que presenta la vida, tomando cada problema como retos que hay que superar.

 

 

 

La persona inteligente sabe autovigilarse, para el bienestar suyo  y de los demás, lo que es propio de una persona que conscientemente ha aprendido a controlar sus emociones y no de alguien que puede destacar por sus habilidades en letras o ciencias.

 

Se habla de que el ser humano tiene muchos tipos de inteligencia, pero ninguno de ellos tiene la importancia que el relacionado con el aspecto emocional. Es decir, la inteligencia ligada a las emociones es mucho más auténtica que cualquier otro tipo de inteligencia  (o lo que se puede conocer como talentos,  capacidades o habilidades), pues es capaz de percibir a más profundidad no solo las emociones propias sino las ajenas.

 

 

En ese sentido la  inteligencia que miden los  test de  C.I (Coeficiente intelectual) que es una habilidad digamos “académica” se limita mayormente al ámbito docente, a una referencia a las aptitudes vocacionales. .Las cualidades que mide el C.I son por lo general innatas pero no pueden de ninguna manera calificar a una persona de inteligente o  no.

  

Las personas Inteligentes son básicamente las personas que saben “vivir bien” , las que como ya se dijo “autovigilan”  sus emociones y disfrutan al máximo de cada momento que la vida les ofrece, con la condición principal de no hacer daño a nadie .

   

Una persona inteligente por lo general tiene un C.I alto o medio, pero seguro que se pueden dar muchos casos en los que pueden tener un C.I bajo y aun así se les pueda considerar como  tal. Hay que considerar que hay muchos hombres inteligentes que  pueden ser considerados “genios”  y cuyo C.I sea bajo, y eso se debe simplemente al hecho de que sus intereses intelectuales están enmarcados principalmente en un determinado  campo de acción abstrayéndose  muchas veces por propia decisión del entorno que les rodea.

  

Los test del  C.I también miden  la cultura general de una persona y si bien es lo ideal que una persona posea un buen marco teórico, ello  no garantiza la inteligencia, como tampoco lo garantiza tener ciertas habilidades psicomotrices o ser un genio en física o matemáticas. Una persona que tenga todo ello, pero que no posea estabilidad emocional , que no sepa en absoluto empatizar con los demás y que sea indiferente al sufrimiento de los demás, digan lo que digan los test, no es una persona inteligente.     

  

MARDAM

Escribir comentario

Comentarios: 0