jue

14

nov

2013

QUERER SU YO FÌSICO


No cabe duda que lo más importante en una persona es el “Yo” interior. Partiendo de ello y teniéndolo claro, en segundo lugar el “Yo” físico debe ser tratado como nuestra hermosa envoltura del alma.

 

 

Lo ideal, lo inteligente es que cada persona se considere a sí misma como lo más bello del universo, y no solo hablando de lo espiritual, y mental sino incluido lo físico, esto que para algunos parecería una locura es algo real si se está en consonancia principalmente con nuestra parte espiritual.

 

 

Cómo es posible que los seres humanos después de tantos siglos de progreso en el conocimiento no hayan podido entender que la "belleza" que la sociedad impone no es una belleza real.

Los estereotipos de belleza que la sociedad impone fueron establecidos probablemente por algún grupo de gente de pocos alcances en la antigüedad, fueron las mismas personas que crearon la desigualdad e injusticia social entre los seres humanos.

 

 

La herencia  genética de esas mentes poco favorecidas han afectado y contaminado la mente de generaciones enteras ¿habrán sido los hebreos, los judíos, los romanos, los egipcios? Quién sabe pero al margen de quien haya sido el grupo social creador de estas diferencias absurdas, lo importante es que cada persona tome conciencia del gran valor que posee integralmente y que aprenda a considerar que su “yo físico” es maravilloso en cada centímetro de su fisonomía recordando siempre que está debajo de lo espiritual y emocional.

 

Calificar por la simetría del rostro o forma del cuerpo físico con la idea de marcar desigualdades entre los seres humanos es probablemente la mayor estupidez que ha prevalecido con más fuerza durante milenios, algo que por mucho supera y opaca a los grandes inventos y construcciones piramidales producto del talento humano. Mientras los avances tecnológicos se desarrollan a gran velocidad, la tara de los pensamientos de desigualdad y segregacionistas producidas por el apego a las imágenes se mantiene inamovible en las mente de los seres humanos sin discriminar clases sociales y casi en la misma proporción entre gente ignorante y con estudios superiores.

Basta de iconos de estupidez, empecemos a querernos un poco más y a ver lo que hay de verdaderamente bello en nosotros, antes de ver la falsa "belleza" que reproducen los medios mediante imágenes de un pequeño grupo de personas que tienen las mismas funciones del cuerpo humano que cualquiera y que creen que tienen todo por determinada apariencia física que la sociedad valora.

 

Valorarnos nosotros mismos partiendo de lo espiritual pero incidiendo en lo valioso que también somos desde lo “físico”  es la forma de sentirnos realizados y apartar todos esos traumas que hacen vivir algunos sin personalidad o cohibidos por imágenes falsas que muestran los medios de artistas, modelos o misses que también tienen defectos y olores como cualquiera.

 


Interiorizar nuestra atención, practicando la paz mental mediante la meditación y leyendo libros de motivación es una buena manera de cambiar el enfoque y apreciarnos más desde el punto de vista físico, algo que debería ser lo natural dentro de un enfoque correcto para contrarrestar el  entorno turbulento de una sociedad llena de mensajes falsos.

 

Nadie puede sentir el “yo físico” de nadie, sentimos nuestro bello cuerpo en cada parte; manos y pies que nos ayudan a escribir, caminar y muchas cosas más; nuestros ojos que nos permiten ver libros motivadores  y ver cielos maravillosos en cada amanecer; nuestra nariz que respira el aire fresco y fragancias de coloridas flores; una boca que nos permite comunicarnos y alimentarnos y tantas cosas más que siempre será la gran paradoja y absurdo de la vida que un ser humano inteligente haga caso de los esquemas mentales de una sociedad cegada por las imágenes, y que pueda apreciar más y hasta envidiar el “yo físico” de personas que vemos por TV en vez de hacer lo correcto que es cuidar con amor y ver como lo más hermoso nuestro cuerpo, rostro y todo el yo físico que Dios nos ha dado.

 

MARDAM

Escribir comentario

Comentarios: 0