mar

01

oct

2013

¿QUÉ ES EL AURA?


Todos los seres vivos tenemos un campo de energía que nos rodea. Esta energía varía de acuerdo con los estados de ánimo y el tipo de pensamiento predominante.

 

Aun cuando el concepto de “aura” está más relacionado con lo paranormal o la parapsicología, en las últimas décadas ha habido una apertura desde la comunidad científica para aceptarle como tema de estudio, más allá, claro está, de la controvertida cámara Kirlian cuyos experimentos y resultados podrían explicarse también como parte de fenómenos de física elemental, por ejemplo la reacción del aire sometido a cierto voltaje.

 


Así pues, el aura se definiría como un campo de bioenergía luminosa multicolor que rodea a las personas u objetos, a manera de un halo invisible; este es el concepto que prevalece para la mayoría de las personas. Se piensa que el aura es una representación o composición de las vibraciones del alma o chakras, y se le atribuye la condición de reflejar los estados de ánimo o pensamientos de la persona, de su verdadero estado interior.


Los estudiosos en el tema sostienen que el aura está dividida en siete estratos o capas relacionadas directamente con los siete chakras. Cada uno de esos estratos puede tener uno de los once colores del aura. Aquel color que se repita más, es considerado como el «color básico» de la persona, permanente a lo largo de la vida y capaz de mutar solo en circunstancias muy específicas. Cada color básico tiene asociadas cualidades positivas y negativas. Los demás colores presentes en el aura, se asocian con los estados interiores momentáneos de la persona, o una etapa determinada de la vida.

Se cree que las auras pueden verse a simple vista por personas dotadas de una fina percepción o incluso por personas comunes con la condición de que sean perseverantes en la práctica; aunque algunos psíquicos como Edgar Cayce manifiestan que esta habilidad se va debiltando con la edad.


La doctora Valorie Hunt especialista en el tema de la bioenergía humana manifiesta que la bioenergía es lo mismo que el aura aunque prefiere no utilizar la palabra “aura” porque ha sido objeto de exageraciones, aprovechamientos y mentiras de parte de farsantes generando confusión; pero que el aura existe, si que existe. Hunt manifiesta que la bioenergía abarca a todo el ser humano: la salud, las emociones, el aprendizaje, la creatividad, lo que usted quiera. Es el campo desde donde primero tiene que venir toda la información, antes de llegar a los sentidos. Dentro de cincuenta o cien años, la base de toda educación será a través de ese campo, y no sólo a través del intelecto y de los sentidos. La bioenergía es la frontera de la salud humana. Cuando en este campo hay perturbaciones, tarde o temprano se manifestarán en el cuerpo humano. La doctora Hunt escribió un libro titulado "Mind Mastery Meditations" cuyo principal mensaje es decirle a la gente que más allá de la meditación que alivia ciertos dolores; lo que hay que hacer es controlar y ser dueño de nuestra mente, sólo así se pueden cambiar las cosas y alcanzar el potencial más elevado.


La existencia del aura es un hecho incomprobable científicamente porque desafía sus leyes, la mayoría de las personas, entre las que me incluyo, están seguras de su existencia, sienten su aura, la perciben aunque no la puedan ver.


Y es que debe ser porque dicho conocimiento se encuentra en un estrato superior para el entendimiento humano, digamos en el nivel del alma, un nivel al que se debe llegar abstrayéndose del mundo exterior en una labor personal que cada ser humano por sí mismo debe descubrir, no es labor de un grupo de científicos en un laboratorio que lo van a descubrir por nosotros, es como ya dije una labor personal, al margen de que toda investigación científica pueda ser productiva.


Esto que digo aun cuando pueda parecer subjetividad pura es una conclusión a la que cada ser humano puede llegar mediante la percepción y el control de la mente, dejando a un lado lo elemental que nos aportan los sentidos.


Recordemos finalmente que el alma no puede ser medida. Sí pues, el alma es inconmensurable, pero aun así ¿alguien duda que el alma existe?

 

Mardam

http://mentefilosofica.blogspot.com/

 

Escribir comentario

Comentarios: 0